l

La Vitalidad es el presente. Todo está en la vida y es la vida, los cuerpos mueren pero la vida continúa, es eterna. Siempre se está en medio de la vida y la vida en medio de nosotros. Nos atravisa para llegar a otros, así como atravesó a otros, para llegar hasta nosotros. La vida es incontrolable, poderosa, inalienable, misteriosa, creativa. La vida es salvaje: es el amor.



martes, 21 de agosto de 2012

Película La Fórmula Secreta (CON COCA-COLA EN LAS VENAS)

La película más experimental y radical filmada en México es La fórmula secreta (1965), dirigida por Rubén Gámez, con textos de Juan Rulfo leídos por Jaime Sabines. Se trata de una auténtica bomba de lirismo con que la vida estalla en sus escenas delirantes haciendo pedazos todo tipo de convenciones culturales, técnicas y comerciales. Por esa razón, o mejor dicho, por esa sin-razón que poseyó a sus realizadores la película fue objeto de ataques y sabotajes por parte de una de las empresas industriales más poderosas del mundo, Coca-Cola, así como por las instituciones cinematográficas internacionales de su tiempo. Y finalmente, fue olvidada tan distraída como alevosamente por la cultura institucional, como sucede generalmente con lo que realmente tiene valor cultural en México, y sin embargo, así como otras profundas expresiones de cultura mexicana este monumento cinematográfico ha resistido orgullosamente a los embates del tiempo, la ignorancia y la vulgaridad durante medio siglo: de tal magnitud es su fuerza y su verdad.  

Como atinadamente se piensa desde el eurocentrismo europeo y americano México no es un lugar propicio para la producción de cultura, ni de arte ni de pensamiento. Ya que se ha hecho todo lo posible para que no existan ni condiciones materiales ni espirituales para ello, con el saqueo de sus recursos materiales y la explotación de su población al límite de la degradación humana. A pesar de esto en México existe otra racionalidad y priman ortos principios que los de la lógica. En México "milagrosamente" ha existido cultura desde antes de la llegada de la "civilización" -con la invasión hispánica- e inmediatamente después hasta el presente, como lo testimonian el hecho de que la primera imprenta que fue traída a América llegó a México y la primera universidad del continente fue la Real y Pontificia Universidad de México creada hace 500 años. En México, contra toda lógica existe cultura, la cultura aquí se produce y se preserva a punta de chingadazos.

La fórmula secreta fue realizada como un acto de conspiración, tan imprudente como irreal, por eso más que una razón fue la sin-razón la que poseyó a Gámez y a Rulfo en su realización, y que hizo que el primero perdiera su único patrimonio, un rancho que hipotecó y perdió para poder financiar el preoyecto. La sin-razón que ha golpeado con su brutalidad al pueblo de México y de la que este monumento cultural da testimonio. Puesto que la película que originalmente se llamaba Con coca-cola en las venas -hasta que el director fue demandado judicialmente por la empresa homónima y tuvo que cambiarle el nombre- tiene como argumento los delirios de la agonía de un hombre del pueblo que en su lecho de hospital recibe una transfusión intravenosa de coca-cola. Las escenas que articulan la película carecen de continuidad alguna, su lógica es la del delirio, en microcosmos tan breves como intensos en los que el mexicano agonizante presencia como un fantasma una realidad tan brutal como incomprensible que va desde la producción de carne, el comercio, el dinamismo mecánico de la ciudad hasta los lamentos de miles de hombres que como él deambulan cual sombras en medio de páramos desolados y en oscuras letanías de rosarios que "embellecen" como un ornato más altares barrocos de iglesias. Llegando al paroxismo de un desplegado político, presentando en la pantalla como un delirio agonizante más, en la imagen de una lista con los nombres de las principales empresas trasnacionales. 

Esta película es una auténtica producción cultural que embiste la realidad e incluso a su propio medio técnico y expresivo, haciendo de la pantalla una extensión del inconsciente mexicano de una manera tan brutal como bella, en series luminosas de imágenes poéticas y políticas que al mismo tiempo son testimonio de una historia que no es contada porque quizá ni siquiera es posible hacerlo, no porque tal historia no exista sino porque es incomprensible, porque es la sin-razón de la barbarie que sojuzga la vida pero no puede acallar su belleza incluso cuando tiene que adquirir la forma de lamento.

El sabotaje a este trabajo feroz así como no esperó a que fuera terminado mucho menos se contuvo después de realizado, pues tras la censura a su primer título siguió la censura en el Festival de Cannes donde al intentar ser presentada para concursar "casualmente" se quemó la cinta una vez y al poner otra copia, también la "casualidad" hizo que la cinta se volviera a quemar, casualidades ante las que el gobierno mexicano guardó silencio. Hay obras de la cultura, del arte y el pensamiento para las que su tiempo no está preparado ni quiere estarlo es el caso de esta excepcional obra cinematográfica.

A continuación transcribimos una desconocida reseña escrita por Rulfo, que fue entregada sin firma como programa de mano al público que en 1965 acudió al cine Regis al estreno de la película...




NUNCA ANTES SE HABÍA HECHO EN MÉXICO UNA PELÍCULA TAN IMPRESIONANTE Y POÉTICA

Aún cuando esta película contiene una serie de escenas aparentemente desligadas, el conjunto es consecuencia de la enajenación producida en un enfermo al cual le es aplicado, mediante el procedimiento clásico intravenoso, un líquido cuya FÓRMULA SECRETA que en lugar de reanimarlo, lo hunde más en la postración y lo lleva por túneles oscuros donde sólo aflora un mundo de miseria, de dolor, de angustia y de pánico.

Unos cuantos y débiles flamazos indican que todavía palpita en el enfermo algo de vida; pero esta ligera percepción es de pesadilla.

Así pues, cada flama corresponde a una secuencia distinta, a una pesadilla diferente.

Por otra parte, se trata de un experimento. Y al presentar, por medio de imágenes, determinadas situaciones en las que predomina la sátira, la soledad y las fuerzas compulsivas a que es arrastrado cualquier hombre lleno de carencias en un país influido por el automatismo y la técnica maquinista, este hombre, pobre e ignorante, lógicamente tiene que sentirse desplazado.

Dentro del túnel por el cual es conducido, surgen sueños incoherentes, a veces a un ritmo violento, como si hubiera caído en la sonda de un remolino; en otras, la oscuridad le hace percibir luces donde sólo hay sombras.

De pronto, hay un sentimiento de lástima hacia los seres humanos y también de crueldad, casi de castigo por culpas consecutivas. Luego viene la burla, la ironía o la frustración.

Un sueño acarrea otro sueño. Y la lápida cae poco después de que el hombre recurre a los ángeles, a Dios mismo, cuando ya no puede recurrir a ningún amparo terrenal.

La única tesis es la de la verdad. Aunque cualquier espectador de estas imágenes puede encontrar las implicaciones que siempre están contenidas en la verdad.



3 comentarios:

  1. hola
    interesantísimo tu texto, podría hechar un vistazo a tus fuentes?
    saludos

    ResponderEliminar
  2. La fuente la puedes consultar en un libro de la Editorial Era donde publica el guión del gallo de oro así como el programa de mano escrito por Rulfo para el estreno de la película. Gracias por tu comentario.

    .

    ResponderEliminar